Damir 39 años

Castellano
Català
Castellano

"Nascí en Bosnia y Herzegovina en una familia modesta de un pueblo de apenas 15 habitantes. De los pocos recuerdos que tiengo de mi infancia sobresale uno de cuando tenía 7 años y mi padre me compró un camión grande:  ponía una rodilla dentro y empujaba con el pie que me quedaba fuera."  Al explicarme esto Damir ríe y sus ojos brillan con una alegría que no le había visto antes.

La guerra empezó cuando tenía 10 años y su padre fue forzado a irse como soldado. De esa época Damir se acuerda del ruido de los bombardeos y de tener que esconderse en el bosque cuando venían los soldados enemigos. Su padre volvió dos años después, en un día de fuerte lluvia, con un permiso de 3 días. Llevó su familia hacia la frontera y los subió a un autobús que iba hasta una ciudad de Serbia donde las mujeres y los niños eran acogidos como refugiados. Ahí crecerá Damir. Su padre volverá definitivamente 4 años después. 

Con 17 años prueba varias drogas con su hermano y, por primera vez, la heroína. Durante los siguientes años hará varios hurtos, entradas y salidas en la cárcel y en centros de desintoxicación.

Vino a Barcelona a desintoxicarse, hoy su adicción es la metadona, pero dice que cada vez consume menos.

Lo que más resalta durante la entrevista es el profundo amor que tiene por su madre y la necesidad de pedirle perdón. Le da miedo volver a su país porque sabe que volverá a “caer”, pero echa mucho de menos ver a su madre.

 

Català